La fibromialgia y su tratamiento: una visión holística

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza porque el paciente presenta dolor en los músculos y articulaciones de forma general y también de una reducción del umbral del dolor, lo que se traduce en el aumento de la sensibilidad a la presión en algunos puntos de su cuerpo. La fibromialgia es la tercera enfermedad reumatológica diagnosticada con mayor frecuencia, luego de la osteoartritis y de la artritis reumatoide; y suele estar asociada a otros problemas de salud como trastornos de sueño, rigidez matutina, depresión, ansiedad, cefalea, etc. 

Actualmente no existe ningún medicamento para tratar y erradicar la fibromialgia por lo que, luego de hacer el diagnóstico de la enfermedad, los tratamientos ordinarios se encuentran orientados a tratar los síntomas físicos que presenta el paciente producto de la fibromialgia, es decir, los dolores y demás molestias que presente el paciente. En otras palabras: que aunque no exista una cura para la fibromialgia, se pueden tratar los síntomas. 

Pero al hablar de síntomas, no podemos nunca dejar de lado el aspecto psicológico y anímico. Esa, de hecho, es la clave para sobrellevar la enfermedad lo mejor posible. Lo llamamos medicina integral.

Tratar la fibromialgia y el dolor crónico con medicina integral

Los objetivos en la medicina integral es ofrecerle al paciente todas las herramientas terapéuticas que le aporten bienestar al paciente. Y esto es importantísimo porque la fibromialgia es una enfermedad que llega a afectar incluso el desempeño social del paciente: al tener dolor continuamente, esto afecta sus emociones y por lo tanto sus relaciones personales, por lo que aunque la sintomatología de la fibromialgia es física, sus consecuencias afectan emocionalmente y a su relación con el entorno profesional, familiar y personal.

Así que no se trata tan solo de aliviar los dolores musculares y articulares: buscamos también:

  • Mejorar la calidad del sueñ
  • Reducir los niveles de ansiedad
  • Mejorar el estado de ánimo del paciente, (controlar la depresión)
  • Mejorar su equilibrio personal y emocional

Esto requiere ir más allá de los tratamientos farmacológicos. Se busca que los pacientes que sufren de esta enfermedad, puedan mejorar su calidad de vida y mejorar su habilidad funcional ya que la presencia constante del dolor en sus vidas, sin duda afecta su forma de desenvolverse en sus distintos entornos y por lo tanto, afecta su equilibrio emocional. La base fundamental de este tipo de tratamientos es la educación del paciente, la realización de rutinas o terapias coadyuvantes del dolor así como terapia para superar estados mentales negativos, irritabilidad, tristezas y depresión.

Nuestros tratamientos integrales son técnicas terapéuticas consideradas como  medicina alternativa o complementaria, diseñadas y personalizadas para cada paciente con el propósito de conseguir un optimo resultado. Hay que tener presente que los resultados logrados son en relación a la fuerza vital, que es muy diferente en cada paciente, por tanto, para un rendimiento óptimo en el tratamiento de la fibromialgia necesita enfocarse de manera personalizada, integral y holística.

Top